CONSULTAS

Consultas presenciales en Tarragona y consultas por videollamada (vía skype) o vía telefónica:
- nutrición real para mejorar la fertilidad
- nutrición real en el embarazo
- nutrición real en la lactancia
Pedir citas: Centro Médico La Rambla Tlf (+34) 977 2500 o rosyanezryo@gmail.com

08 diciembre 2014

Experiencia corta con "FreeStyle Libre"


He tenido la oportunidad de probar el sistema de "escaneo" de la glucosa "FreeStyle Libre" (FSL) aunque no pude tenerlo durante los 14 días que dura el sensor aún así aquí os cuento mi experiencia que al ser algo tan innovador vale la pena compartirlo. En primer lugar quiero felicitar a Abbott por crear este sistema de escaneo de glucosa ya que ya hacia falta otro sistema que realmente pudiera competir con el monitoreo casero capilar después de tantos años tratando la diabetes.Cabe mencionar que Abbott ya ha creado uno de los mejores medidores de glucosa que existen actualmente en el mercado, hablo del medidor "FreeStyle Optium" que es de los más exactos y precisos!!! Y estas son las características más importantes para los que vivimos con DM y deseamos normalizar nuestra glucosa y por lo tanto necesitamos confiar en los valores dados por nuestro medidor para tomar decisiones constantes. 


El sistema FSL Libre consta de 2 partes: el medidor o "lector" que es con lo que escaneas y el sensor que es un círculo del tamaño de una moneda de 2 euros que tiene una pequeña cánula (muy delgada que va sobre la piel, la mitad de largo que la cánula de una microinfusora) y que es la que está en contacto con el líquido intersticial. Me coloque el sensor en la parte baja o trasera del brazo (solo tienen estudios que lo han colocado en brazos y no en otras partes del cuerpo, aunque no se descarta la posibilidad), no lo puse de lado para evitar choques, sin embargo cuando lo coloque me costó despegarlo y dejar pegado el sensor, tal vez se movió un poco pero lo mantuve colocado. La colocación fue totalmente indolora en comparación con el auto monitoreo casero tradicional de glucosa en sangre y/o colocación de cánulas de bombas de insulina, después de ser colocado, hay que dejar pasar una hora para comenzar a escanear la glucosa intersticial con el lector.

Según el estudio realizado por ellos mismos muestra que este sistema tiene menor precisión el primer día en comparación con el segundo y siguientes días de utilización, aunque parece que eso depende de varios factores, así que por ejemplo si la GS no esta muy variable el primer día de la colocación del sensor puede comenzar a medir con mayor precisión desde el primer día y lo máximo que tarda en ser menos preciso son 24 horas. 

En mi caso el primer día de la colocación si fue mas variable debido a una disminución rápida de GS, durante el segundo día el lector me marco algunos errores y luego acabo diciéndome que cambiara el sensor, parece que se movió con el sudor en una clase de zumba, aunque yo no noté que se despegara mucho. Durante este día y medio comparé casi todas los valores con el medidor de glucosa capilar de roche Accu-check aviva Combo que es una gran referencia, en la tercer columna de mi tabla he puesto si de acuerdo a mi criterio el valor dado por el sensor en ese momento fue confiable para mi o no (de acuerdo a si el valor dado por el sensor era mayor a 20 mg/dl o si mi sintomatología no correspondía con el valor dado por el sensor). Estos fueron los resultados:

Mis conclusiones fueron que: 
- el sistema FSL es mas confiable para valores normales o altos que bajos, así que en caso de bajadas es mas recomendable utilizar el medidor casero y poder tomas decisiones correctas y seguras. 
- en esta corta experiencia la variación que encontré con los valores fue alta, tomando en cuenta que tenía síntomas conocidos y el valor con el FSL no fue confiable en la mayoría de los casos 
- supongo que el sistema debe perfeccionarse en cuanto a la colocación, los lugares de punción y la precisión de los datos
-así mismo el lector aunque da gráficas muy buenas y útiles visualmente yo añadiría notas libres para escribir en cada caso
- acepto que el sistema FSL es realmente práctico y cómodo en el día a dia, hora tras hora y minuto tras minuto para la persona que vive con DM
- declaró que la tentación de estar escaneado la glucosa es constante y este sensor cumple con el "sueño" de cualquier persona con DM actual que desea tener niveles normales constantemente aunque el que no todos sean confiables le quita valor al cumplimiento de este gran sueño. 

Espero volver a probar el FSL para tener mas experiencia a partir del segundo día que es cuando la confiabilidad de los valores aumenta. Además deseo probarlo para poder descargar las gráficas presentadas por éste ya que el sensor acumula los valores de cada minuto del día y esto creo que es increíble para el propio autoaprendizaje de cada diabetes. 

27 noviembre 2014

Dietas bajas en Hidratos de Carbono ¿Una alternativa para mí?

Recientemente participé en el curso gratuito sobre alimentación para personas con diabetes que imparte Eschoolapio con la parte de "Dietas bajas en Hidratos de Carbono". En estos tres vídeos hablo en la primera PARTE 1: El origen de las dietas bajas en carbohidratos. 




Espero que sean útiles para aprender más sobre otras alternativas eficaces para lograr normoglucemia en personas que tenemos diabetes. 

24 septiembre 2014

Esto te va a ayudar


¿Has pensado que tan feliz y saludable estarás en 5 años? ¿No sabes la respuesta en este momento?  Hay algo que puedes hacer ahora que pondrá una sonrisa en tu cara que dirá "Lo hice" en este mismo día en 5 años.

Mi amiga la Dra. Ximena Vintimilla, quien preside la Organización La Solución Para La Diabetes, me ha hecho una invitación especial para formar parte de un grupo de expertos en una serie de conferencias virtuales en las que  descubrirás como vivir saludable, prevenir la Diabetes, controlar el azúcar en tu sangre y erradicar la Diabetes.

He pensado en el beneficio que estas conferencias te traerían a ti, a tu familia, a tus compañeros de trabajo, y amigos, al saber cómo evitar la Diabetes y vivir saludable.

Lo primero que tienes que hacer en este momento es clic en el enlace de abajo para que separes tu asiento, que es totalmente gratis.

http://lasolucionparaladiabetes.com/wp/RosaElenaYa%C3%B1ez

Te espero y recuerda mi intención es verte sano y feliz de aquí a 5 años.

Tu amiga,
Rosa E. Yáñez

06 marzo 2014

Parto vaginal con diabetes tipo 1 y con niveles normales de glucosa en sangre

El equipo de endocrinología y ginecología que ayudaron a controlar mi embarazo decidieron que lo mejor sería inducir mi parto cumplida la semana 39 de embarazo simplemente porque el embarazo ya se encuentra a término y al tener diabetes tipo 1 el bebe estaría mejor fuera con sus propios niveles de glucosa en sangre (GS) normales y sin depender de los míos que aunque mi lucha por tenerlos normales (71-99 mg/dl) fue constante, siempre existe el riesgo de subidas y bajadas, así que acepté su decisión. 

Estando de 39+1 semanas fui ingresada en el hospital, acudí después de desayunar en casa como lo hago a diario y controlando mis niveles de GS normalmente con la microinfusora de insulina. En el hospital, con tal de obtener un parto lo más natural posible, me pusieron medicación (prostaglandina) vía vaginal, esta medicación es la que puede inducir las contracciones, sino aparecieran las contracciones, cada 4 horas se repite la misma medicación hasta por 4 veces, antes de pasar a la oxitocina vía endovenosa. En mi caso me pusieron la medicación 3 veces, después de la tercera dosis comenzaron las contracciones casi inmediatamente, muy fuertes y cada 2 minutos. Antes de tener las contracciones estuve midiendo mis niveles de GS con la ayuda de mi esposo cada 1,5 a 2 horas, en este periodo mis niveles de GS fueron: 65, 90, 82, 68, 88, 109, 98, 87, 75, 60, 71. A partir de que comenzaron las contracciones mi marido me midió cada hora la GS, Estuve aproximadamente 6,5 horas en "labor de parto" hasta tener la dilatación adecuada para recibir la anestesia (epidural). Durante las contracciones, y antes de la anestesia seguí con la microinfusora de insulina, mantuve los niveles de GS normales con la ayuda de tabletas de glucosa: 73, 84, 84, 79 (rotura de bolsa amniótica), 82, 99. 

Al recibir la anestesia me dijeron que parará la bomba de insulina para ponerme insulina y glucosa por vena y controlarlo ellos, aunque no estaba de acuerdo, así lo hice pero mi marido siguió midiendo los niveles de GS con frecuencia, evidentemente en ese periodo mis niveles de GS subieron a más del rango normal, así que tuve que corregir con mi bomba de insulina un par de veces: 108, 148, 139, 138, 116, 109. Este periodo desde la anestesia hasta el parto (3,5-4 horas), estuve consciente, tranquila, ya sin dolor, y con capacidad suficiente de regular y tomar decisiones para controlar mis niveles de GS por mi misma y con la ayuda de mi esposo, por lo tanto no recomiendo la necesidad de cambiar la forma de tratamiento en este periodo (poniendo insulina y glucosa por vena). El periodo donde tal vez se requiera de más ayuda para medir la GS y tomar decisiones correctivas sí es necesario es durante la "labor de parto" evidentemente.  

En mi caso, el momento del parto fue muy rápido, tuve un parto eutócico (normal) sin utilización de fórceps u otra instrumentación y sin la necesidad de episiotomía. Mi bebe nació pesando 3,490 g y midiendo 49cm, que para la semana de gestación se encontró en un percentil 75 de crecimiento (http://www.mashierro.com/pdf-zip/Tabla_unico_percentilar.pdf) , lo cual es normal. Como mencioné en los otros posts (primero, segundo y tercer trimestres)  durante la gestación de madres con DM1 es común tener bebés con macrosomía y con percentiles de crecimiento por arriba de 90, en mi caso gracias al control glucémico muy cercano a lo normal antes y durante el embarazo no fue así. 




Al nacer, mi bebe tuvo un valor de glucosa de 39 mg/ dl sin síntomas de hipoglucemia, la hipoglucemia en recién nacidos es un tema controvertido, ya que se ha observado que neonatos sanos nacidos a término alimentados con lactancia exclusiva suelen presentar niveles de GS debajo de 40 mg/d y es normal (https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/18_1.pdf), hay que recordar que en los bebés de madre con DM1 y mal control glucemico (HbA1c mayor o igual a 6%) es común que los bebés presenten hipoglucemia al nacer con síntomas. En mi caso mi bebé fue medida 4 veces más durante los 2 primeros días de vida, presentando niveles igual o superiores a 40 mg/dl y sin síntomas, por lo tanto no fue considerada como "hipoglucemia" ni tampoco requirió ningún tratamiento.  Es recomendable que todos los bebés reciban lactancia exclusiva desde el primer día (calostro) ya que ésta tiene los anticuerpos necesarios para que su sistema inmunológico se desarrolle correctamente, y además con la lactancia los bebés pueden recibir los carbohidratos, proteínas y grasas necesarias para regular más fácil y normalmente sus niveles de GS. 

En el puerperio (después de la expulsión de la placenta) seguí con la bomba de insulina, aunque me habían dicho que a partir de ese momento disminuiría los niveles de GS a la mitad, es decir los que tenía antes del embarazo, me di cuenta que en mi casi la resistencia a la insulina y las necesidades de ésta fueron disminuyendo poco a poco y no de "golpe" Primeramente disminuí un 25% los niveles de insulina total hasta llegar a la dosis de insulina adecuada para lograr los objetivos de normoglucemia. Cabe mencionar que dar lactancia consume glucosa, y los niveles de GS se tienen que regular de forma distinta, que en el embarazo. Un mes y medio después del parto tuve una HbA1c de 5,2%. Con mi experiencia pude comprobar que si es posible tener un embarazo normal teniendo DM1 controlando los niveles de GS lo más cercano a lo normal.

Ahora, en esta nueva etapa: el tener DM1, intentar controlar y mantener niveles normales de GS, cuidar un bebé y dar lactancia exclusiva es un reto por triplicado que requiere nuevo aprendizaje, supongo que no es fácil pero una vez más con alimentación baja en carbohidratos, constancia y tomando decisiones informadas correctas puede ser POSIBLE.


04 diciembre 2013

Tercer trimestre de embarazo con niveles de glucosa normales

Me encuentro en la semana 38 de embarazo. Mi experiencia durante el tercer trimestre de embarazo (contando aproximadamente desde la semana 27 a la 37) ha sido: 
  • Respecto al control de los niveles de glucosa en sangre, mantuve una HbA1c entre 4,6 y 5,3%Durante este trimestre seguí la misma alimentación (baja en CHO). Esta última etapa se caracteriza por el aumento en la resistencia a la insulina, en mi caso, aumenté la dosis de insulina basal hasta utilizar ~0,58u de insulina total por kg de peso. Con respecto al periodo pre-embarazo que utilizaba ~0,40u de insulina total por kg de peso, en este trimestre aumenté un 45% de insulina total, en cambio en el segundo trimestre aumenté solo un 17% con respecto al periodo pre-embarazo, igual que en el segundo trimestre, la mayor parte del aumento de insulina fue debido a la insulina basal y no por bolos (insulina para las comidas). Estos 2 factores confirman que en este último periodo si existe mayor resistencia a la insulina. Mis metas glucémicas han seguido siendo las mismas: niveles de glucosa en sangre (GS): 71-99 mg/dl, antes y después de las comidas. 
  • Con respecto a síntomas, cambios o molestias físicas, con la llegada del frío comencé a utilizar medias de compresión, las que son más recomendables son las medias pre-mamá, ya que éstas son hasta arriba y no cortan o limitan la circulación en medio de las piernas, al principio noté una gran diferencia, aunque al final (semana 35-36 aproximadamente) seguí notando edema en las 2 piernas a pesar de utilizarlas, así como dolor al contacto. Fui a realizar ecografía de ambas piernas para descartar que tuviera algún trombo, coágulo, etc. y lo único que tengo es retención de líquidos causado por el embarazo, la colocación del bebé y la presión en el útero. En mi caso, no he presentado en ningún momento proteinuria en orina y aunque si he aumentado un poco la TA (132/73 mm de Hg), se encuentra dentro de lo normal, y éstas 2 cosas descartan el riesgo de presentar preeclampsia. Seguí con las recomendaciones posturales (subir los pies cuando pudiera) y poner frío en las zonas más hinchadas, los especialistas aseguran que esto funciona mucho mejor que cualquier medicamento, y que estos síntomas desaparecerán cuando el bebé nazca. El aumento del edema en mi caso, y más en la pierna izquierda fue debido a la posición y presión del bebé sobre ese lado. La barriga me siguió aumentando, aunque realmente no ha sido exagerado, como comúnmente se observa en las embarazadas con DM1, en las que sabemos que el crecimiento desproporcionado del bebé es debido a la hiperglucemia constante durante todo el embarazo. En esas semanas 33 y 35 noté que al bebé le daba hipo con frecuencia (se siente como un latido rítmico en la panza), los especialistas dicen que éste es un signo de salud y bienestar en el bebé. 

  • El tamaño del bebé medido en cada ecografía (semana 29 y 35) continuó estando al rededor del percentil 50 (los percentiles normales de crecimiento van de 10 a 90). En las embarazadas con DM1 es común encontrar sobre todo en este trimestre percentiles de crecimiento mayores a 90, lo que indica macrosomía en el bebé.  En mi caso, lo que observé es que cuando tuve la HbA1c en 4,6% el percentil de crecimiento del bebé fue más cercano a 45 con el comentario del ecografista de que en el bebé no se observaba grasa abdominal, es decir, que estaba totalmente normal, tal vez mejor que muchas embarazadas sin DM. En cambio, cuando aumenté la HbA1c a 5,3% (por resfriado), el percentil de crecimiento fue un poco más de 50, comentando el ecografista que se notaba mayor crecimiento en el bebé en ese periodo. En mi caso, en la ecografía de la semana 35 el bebé ya estaba en la posición correcta, boca abajo y de lado izquierdo, que es la mejor posición para parir y la más cómoda para los bebés. 
  • La analítica de tercer trimestre me la hice en la semana 32 de gestación, en ella vuelven a mirar la inmunidad a toxoplasmosis, si hay anemia, el nivel de HbA1c (que es recomendable medirlo cada mes durante todo el embarazo) y el perfil de tiroides. Además también miden la excreción urinaria de proteínas. En mi caso todo fue correcto, en este trimestre logré aumentar los niveles de hemoglobina, gracias a la suplementación y a la alimentación rica en hierro. En la semana 28 me medí los niveles de vitamina D, ya que sé que éstos suelen estar bajos en mujeres, en embarazadas y además en personas con DM, en esa semana tuve un valor de "insuficiencia", por lo que aumenté la suplementación de vitamina D3 a 4000 U.I. diarias, me volví a medir el nivel en la semana 35 y si logré aumentar a un nivel de "suficiencia". Después del parto, en el periodo de lactancia tengo planeado seguirla tomando y seguir midiendo mi nivel de vitamina D en sangre, tal vez tendré que tomarla siempre para lograr mantenerla en niveles normales. La vitamina D es considerada una hormona, la mujer embarazada y el feto tienen necesidades aumentadas de ésta y en recientes artículos se han encontrado vínculos de su insuficiencia y la DM. Más información AQUÍ. 
  • En cuanto a la actividad física, durante el tercer trimestre seguí realizando ejercicios con la pelota o fitball para embarazadas (musculares). Las caminatas las fui disminuyendo, ya que realizar las cosas normales de casa, ir a comprar, etc, todo lo realizando caminando, y con el peso del bebé ya era ejercicio suficiente para mí. 
  • Otras revisiones recomendadas durante el embarazo son: el fondo de ojo, ya que algunos estudios dicen que si existe algún grado de retinopatía pre-embarazo, durante el embarazo ésta podría aumentar. En mi caso, no tenía ningún grado de retinopatía, pero aún así, realicé 2 revisiones, en el primer y tercer trimestres, con resultados normales. Además las revisiones dentales son importantes en todas las embarazadas, y sabemos que con un mal control glucémico el riesgo de infecciones, inflamación de encías, etc, podrían aumentar aún más durante el embarazo. En mi caso hice una revisión durante el primer trimestre, y la limpieza dental en el tercero. 

  • Con respecto al peso, aunque de la semana 29 a la 33 tuve una bajada de peso, debida a la disminución de retención de líquidos, después fue aumentando 1 kg por semana, en total desde antes del embarazo hasta ahora subí 13 kg. En estas últimas semanas en mi caso el aumento de peso ha sido por el crecimiento del bebé, pero mucho en parte por el aumento del edema. 
En mi caso el buen control glucémico durante este trimestre no ha sido más difícil que en el segundo trimestre, aunque aumenté la dosis de insulina, he tenido mucha estabilidad, casi sin hipoglucemias ni hiperglucemias, eso definitivamente disminuye el estrés añadido por las molestias, miedos, preguntas y cambios que surgen en estas últimas semanas de embarazo. 

Si todo va como hasta ahora, mi parto será lo más parecido a un parto normal, ya que si no hay ninguna causa relacionada con la DM como sufrimiento fetal, mal control glucémico, etc. no hay porque optar por inducción o cesárea. Si tengo que decidir alguna intervención será por otras causas fuera de la DM. Espero que el nacimiento sea pronto! 

13 septiembre 2013

Segundo trimestre de embarazo con diabetes tipo 1 y comiendo pococarbohidrato

Ahora me encuentro finalizando la semana 26 de embarazo. Mi experiencia durante el segundo trimestre de embarazo (contando aproximadamente desde la semana 13 a la 26) ha sido: 
  • Respecto al control de los niveles de glucosa en sangre, mantuve una HbA1c entre 4,6 y 4,8%, siguiendo por su puesto una alimentación baja en CHO. Sí fui aumentando la dosis de insulina basal más o menos cada mes. Antes del embarazo utilizaba ~0,4u de insulina total por kg de peso, en el primer trimestre utilice ~0,47u de insulina total por kg de peso, es decir que aumente la insulina total un 17% con respecto al periodo pre-embarazo. En el segundo trimestre utilice ~0,46 de insulina total por kg de peso, es decir que se mantuvo la relación de insulina-peso igual que en el primer trimestre. Además la mayor parte del aumento de insulina fue debido a la insulina basal y no por bolos (insulina para las comidas), ya que con respecto a las comidas las mantuve más o menos igual. Fui notando la necesidad de mayor insulina más o menos cada mes, cuando al despertar o antes de las comidas me encontraba arriba de los niveles normales de glucosa en sangre (GS): 71-99 mg/dl.
  • Con respecto a síntomas, cambios o molestias físicas, yo presenté hinchazón en los pies, sobre todo en el pie izquierdo, que lo controlé manteniendo los pies levantados al estar sentada, no permanecer mucho tiempo de pie, seguir caminando y al final del día levantar los pies a 75 grados. Ademas de esto, cuando hay hinchazon en las extremidades se debe aumentar el consumo de agua (yo bebo ~3 litros de liquido sin azúcar) y vigilar tanto la tensión arterial (TA) como la subida de peso, esto para vigilar la presencia prevenir de preeclampsia. En mi caso la TA en cada consulta ha sido normal (121/68 mm de Hg). Mi barriga fue creciendo sobre todo a partir de la semana 24 y los movimientos del bebé los note entre la semana 24 y 25, ahora los siento cada día, durante el día y sobre todo por la noche. En la semana 24 por el crecimiento de la barriga también note más peso y cansancio al hacer ejercicio (caminatas), presión en las ingles que la controlé disminuyendo la intensidad y el tiempo de ejercicio. Ahora al dormir, lo hago mejor de lado o boca arriba, y coloco una almohada larga abrazándola entre las piernas, esto en teoría logra una mejor postura para la columna y una mejor distribución del peso al dormir.




  • El tamaño del bebé medido en cada ecografía (cada mes) coincidió con la fecha de crecimiento correspondiente con la fecha de última regla, es decir con el crecimiento esperado. La ecografía en la semana 20 es muy importante ya que en ésta los ginecólogos observan y miden las extremidades del bebé, sus órganos y posibles malformaciones. Es común que en este periodo ya se observe algún cambio irregular en el crecimiento y desarrollo del bebe en las gestaciones con DM1. En mi caso todo se observó de forma correcta y regular que fue comprobado en la semana 24 de gestación. Además en la ECO 20 también se puede observar ya el sexo del bebé. 
  • Es común que durante el embarazo se presente mayor producción de cetonas en ayunas, esto sucede en todas las mujeres, sin embargo ésta se presenta sin rebasar los niveles tóxicos (menos de 1.5 mmol/L). En nuestro caso (DM1) es bien sabido que la presencia de cetonas junto con hiperglucemia puede causar una complicación llamada cetoacidosis, es importante recalcar que se pueden presentar cuerpos cetónicos en niveles medios (de 0.6 a 1.5 mmol/L) sin considerarse preocupantes y que esto solo causaría alarma en el caso de que se acompañara de hiperglucemia, ya que indicaría un síntoma de falta de insulina. Una medida de prevención y control es medir los niveles de cetonas en sangre en ayunas algunas veces a lo largo del embarazo, medirlos en sangre es más preciso, ya que medirlos en orina se refiere a niveles de cetonas pasados (de hace varias horas). En mi caso he medido aproximadamente 4 veces las cetonas en sangre a lo largo del embarazo, de las cuales en 3 ocasiones me salió "LOW" es decir menos de 0.6 mml/L y una vez me salió 0.6 mmol/L (es decir entre nivel normal y medio), en ninguna de las ocasiones tuve hiperglucemia (glucosa en sangre arriba de 100 mg/dl) y durante todo el embarazo he llevado una dieta baja en carbohidratos. Algunos medidores que miden cetonas en sangre son Optium Xceed de Abbott y GlucoMen LX Plus de A. Meranini diagnostics, ambos miden también la glucosa e sangre, pero utilizan tiras reactivas distintas para medir los niveles de cetonas en sangre. 


  • La analítica de segundo trimestre me la hice en la semana 25 de gestación, en ella vuelven a mirar la inmunidad a toxoplasmosis, si hay anemia, en las mujeres sin DM1 se suele hacer el Test de O'Sullivan para mirar alteraciones en la glucosa en sangre, lo cual en las gestantes con DM1 no es necesario por lo que hay que recordarlo (sería peligroso beber la carga oral de glucosa por error). El seguimiento contínuo de la HbA1c y el perfil de tiroides es importante en nuestro caso. En mi caso todo fue correcto, excepto por los niveles de hemoglobina y hematocrito que se mostraron levemente por debajo de los niveles normales, durante el embarazo es normal que aumenten las necesidades de hierro por lo que es recomendable tomar suplementos de hierro desde el inicio del embarazo. Es importante saber que cuando los niveles de hemoglobina total se encuentran por debajo de lo normal (aunque sea levemente), también los niveles de HbA1c bajan, debido a que la parte "glucosilada" de la hemoglobina total también sería menor, esto daría un resultado falso o erróneo. Así que hay que seguir haciendo las evaluaciones de la HbA1c cada mes que deben corresponder con el promedio de los niveles de glucosa de 1 mes que indica el medidor de glucosa utilizado. 
  • Como mencioné antes la alimentación no la cambié mucho, sigo comiendo 3-4 veces al día, intentando no pasar mas de 6 horas entre comidas, si es así, entonces hago una pequeña comida con poco carbohidrato para no alterar los niveles de GS. A partir de las 25 semanas además de notar más los movimientos del bebé, también note patrones de movimiento y descanso, se sabe que en estas semanas los bebés van teniendo patrones de sueño y alimento, debido a esto es indispensable auto-observarse y aumentar la frecuencia de mediciones de la GS así como el registro de estos con el objetivo de analizar, mejorar el control y prevenir hipo e hiperglucemias. Yo utilizo todos los edulcorantes no calóricos excepto la sacarina que aunque no está claro el riesgo de su utilización durante el embarazo, si se sabe que atraviesa la placenta y por eso opté por no utilizarla. Utilizo sucralosa líquida (EZ-Sweetz) para endulzar algunos postres, que aporta 0% de calorías, aspartame en tabletas para algún café y también los edulcorantes contenidos en el polvo para preparar agua de sabor light ZUKO light y en la coca-cola light sin cafeína, estas 2 últimas también llevan acesulfame potásico. 
  • Con respecto al peso, en total he subido 1 kg por mes, aunque en la última revisión (ya del segundo trimestre) subí más de 1 kg. Es muy importante el control del peso, ya que si se aumenta más, también aumentan los riesgos asociados al embarazo y el parto. En las gestantes con DM1 esto depende mucho tanto de empezar con un peso adecuado, como de lograr equilibrio en el control de GS y la insulina. Aquí muestro una tabla de recomendaciones de ganancia de peso durante el embarazo según el índice de masa corporal (IMC) pregestacional: 




  • Con respecto a la suplementacion vitaminca, es recomendable seguir con la suplementación de ácido fólico aunque durante el segundo trimestre la recomendación baja otra vez a 400 microgramos. Yo he seguido ademas con yodo, antioxidantes, vitamina D3, omega 3 y probióticos que ya tomé durante el primer trimestre. Ademas en este periodo añadí hierro (100 mg/día) no por deficiencia, sino como forma preventiva para aumentar las reservas hasta la finalización del parto y con la reciente analítica doblaré la dosis a 200 mg/día. 
  • Con respecto a la cánula de la bomba de insulina, a partir de la semana 24 que me aumentó más la barriga la he utilizado más en las 2 nalgas, aunque no hay ningún problema de utilizarla en el abdomen, ya que hay que recordar que es subcutánea, y al ir en tejido graso es difícil que pueda colocarse más allá de este grosor. Sin embargo, al estar la piel estirada, a mi me ha dado mayor sensación de dolor al colocarla y además por no interferir con las ecografías he preferido rotarla en las nalgas. 

Definitivamente sigo aprendiendo muchísimo de la experiencia, hasta ahora mi buen control glucémico ha dependido totalmente de 3 cosas importantes: la alimentación, la frecuencia del monitoreo glucemico y el registro/análisis del monitoreo. Además de esto recomiendo lo mismo que para cualquier otra embarazada: utilizar la intuición y el criterio para CUIDARSE LO MEJOR POSIBLE! 

04 julio 2013

Primer trimestre de embarazo con diabetes tipo 1 y comiendo poco carbohidrato


Después de seguir durante más de 7 años una alimentación baja en carbohidratos (aprox. 30g/día) y pasar el periodo pre-embarazo (7 meses aproximadamente: 4 meses con control anticonceptivo +3 sin control anticonceptivo) con HbA1c de 5% y suplementación de ácido fólico y yodo (yodocefol). Se produjo el embarazo. Una semana después del retraso de la regla realicé la prueba casera y 2 semanas después acudí al ginecólogo para comprobarlo. 


Mi experiencia durante el primer trimestre resumida en varios puntos importantes ha sido: 
  • Aunque la mitad de las mujeres presentan síntomas como náuseas, vómito, etc en este trimestre, para mi no estuvieron presentes, excepto un asco "leve" en ayunas al tomar las vitaminas antes del alimento, pero se resolvió tomándolas después de desayunar! Los "síntomas" relacionados con el embarazo que presenté fueron resfriados cortos (2-3 episodios) y ello se puede relacionar con el principio del embarazo. Además presenté sueño en el día, este síntoma es normal, debido a los niveles muy altos de progesterona que acompañan al embarazo.

  • El tamaño del bebé medido en cada ecografía coincidió con el de la fecha real de última regla. Es importante ir mirando el crecimiento desde el principio ya que algunas mujeres con DM1 suelen presentar mayor o menor crecimiento incluso desde el primer trimestre. 

  • Aunque antes del embarazo los niveles de TSH subieron un poco, durante el primer trimestre se mantuvieron en niveles adecuados para el embarazo (por debajo de 2,0), presentando niveles altos de anticuerpos antitiroideos. Algunas gestantes con DM1 y sin DM1 tienen variación de estos niveles durante el embarazo, los niveles fuera de lo normal pueden ser perjudiciales para el bebé, por lo que es importante monitorear estos niveles, y si se encuentran fuera de lo normal, dar tratamiento lo antes posible. 

  • El screening para saber el riesgo de anomalías congénitas (como el síndrome de down) que es evaluado por diferentes factores como parámetros bioquímicos, edad, tamaño del cráneo fetal, hábito fumador, raza y peso, se debe realizar entre las 10 y 12 semanas de gestación. El resultado obtenido fue: bajo riesgo. Si el riesgo saliera elevado entonces el ginecólogo debe recomendar amniosentesis que son otras pruebas para comprobar este riesgo.
 
  • Respecto al control de la GS, mantuve la HbA1c en 5-5,1% el primer trimestre. Durante el primer trimestre la sensibilidad a la insulina suele ser mayor, en mi caso también lo fue, bajé un 30% la dosis de insulina total utilizada, sobre todo durante las horas de sueño. Aunque cabe mencionar que a partir de la semana 12+1, es decir el comienzo del segundo trimestre la resistencia a la insulina comenzó a subir y he tenido que ajustar nuevamente la insulina basal. 

  • A pesar de que la alimentación no la he variado demasiado en cuanto a la cantidad, es verdad que aumenté un poco más  carbohidrato, tal vez 10 gramos más al día. Respecto al peso, presenté un aumento de 3 kgs durante el primer trimestre (1 kg/mes), lo cual no es lo más recomendable, ya que durante el primer trimestre prácticamente se recomienda no subir de peso. Así que tendré que detener esta subida de peso lo más que pueda. La ropa me quedaba levemente más ajustada, aunque la barriga aún no se notaba. 

  • Es conveniente seguir con la suplementación de ácido fólico y otras vitaminas como yodo, antioxidantes, vitamina D, omega 3 durante el embarazo. Cabe mencionar que durante el primer trimestre la recomendación de ácido fólico aumenta de 400 microgramos a 4 mg! Así que hay que fijarse bien en la dosis y unidades marcadas en la caja. 

  • Respecto a la actividad física, realizo de 3-5 veces a la semana alguna actividad, aunque siempre he hecho diferentes ejercicio, desde que me enteré del embarazo lo que hago es en días alternados, ejercicio cardiovascular: caminar 1 hora y ejercicio muscular: vídeos para el embarazo de 30 min de ejercicios específicos.

  • Aunque aún no siento los movimientos del bebé, porque la sensación llega hasta el 5to o 6to mes, el embarazo se me nota en la cara, en la expresión, en los ojos y en la sonrisa. 
Definitivamente, estoy APRENDIENDO mucho de la propia EXPERIENCIA!